jueves, 31 de marzo de 2011

Chávez recibe en Argentina el premio Rodolfo Walsh

Por "defender" los DDHH y "consolidar la unidad"

El presidente venezolano, Hugo Chávez, ha recibido en Argentina el premio Rodolfo Walsh --que otorga la Facultad de Periodismo de la Universidad de La Plata-- por "consolidar la unidad latinoamericana, defender los Derechos Humanos y ser consecuente con la verdad y los valores democráticos".
"Me visto con el ropaje de la más grande humildad a la hora de recibir este prestigioso premio, que no siento para mí sino para el pueblo de Venezuela, para el pueblo de Simón Bolívar", expresó Chávez durante su intervención en el acto.
Chávez confesó sentirse conmovido por las manifestaciones de cariño recibidas durante su visita de dos días a Argentina, mientras cientos de estudiantes y representantes de movimientos peronistas gritaban consignas y coreaban cantos populares.
"Lo recibo y lo dedico a nombre de un pueblo hermano, que por muchos años ha luchado y lo viene logrando, el pueblo venezolano, una nueva dinámica de comunicación, de información popular libre de la dictadura mediática de la burguesía y el imperialismo", dijo el mandatario bolivariano.
Chávez dedicó el prestigioso premio "a los pueblos que luchan por su verdadera libertad, contra el colonialismo cultural, contra la dominación y la hegemonía imperialista, neoliberal y capitalista, contra la dictadura mediática".
La entrega del "Premio Rodolfo Walsh, presidente latinoamericano por la comunicación popular" despertó una fuerte controversia en los medios y grupos de oposición de Argentina, que durante la visita de Chávez cuestionaron su modelo político y hasta denunciaron supuestas violaciones de Derechos Humanos cometidas durante su Gobierno.
La decana de la Facultad de Periodismo de la Universidad de La Plata, Florencia Saintout, defendió en repetidas ocasiones la decisión del comité de otorgar esta distinción al mandatario venezolano, pues consideran que su labor política ha contribuido a la unión de los países de Sudamérica.
"Acá estamos lo pueblos para reforzar los compromisos con un presidente que ha puesto en discusión la idea de que la palabra podían tenerla sólo unos pocos, y que la comunicación popular es asunto de aquellos que estuvieron acallados por siglos", aclaró Saintout en declaraciones a los medios.

miércoles, 23 de marzo de 2011

Alan Woods en Argentina

Corría abril de 2002 en Venezuela, la burguesía y sus políticos a sueldo lanzaban un golpe de estado criminal contra el pueblo Venezolano intentando hacer retroceder el proceso revolucionario. Inmediatamente el pueblo salio a las calles a defender los logros de la Revolución abortando los planes de los empresarios, terratenientes y banqueros Venezolanos que conspiraban a sangre y fuego contra los jóvenes, los trabajadores y los estudiantes que tomaban las calles.
Pero la burguesía nunca descansa en sus intentos de sabotear el proceso revolucionario. Fue así que en diciembre del mismo año en medio de una campaña de manipulación mediatica los empresarios venezolanos lanzaron un paro patronal con el fin de paralizar el país y doblegar a los revolucionarios.
Al calor de estos sucesos nació la campaña "Manos Fuera de Venezuela" atendiendo el llamado del dirigente Socialista Alan Woods que convoco a todas las fuerzas progresistas del mundo y al movimiento obrero en particular a defender a la Revolución Bolivariana de la agresión imperialista.
Rápidamente esta campaña se expandió por todo mundo proponiendo la solidaridad conciente, política y activa para gritarle al imperialismo: ¡MANOS FUERA DE VENEZUELA!



ALAN WOODS EN ARGENTINA


LUNES 28 DE MARZO (ROSARIO)
A las 19 hs, Centro Cultural La Toma (Tucumán 1349)

MARTES 29 DE MARZO (CAPITAL FEDERAL)
A las 19 hs, Centro Cultural de la Cooperación. Sala González Tuñón 1º piso (Corrientes 1535)




La relevancia actual de la lucha por socialismo internacional:
Crisis capitalista, América Latina, revolución en el mundo árabe

martes, 22 de marzo de 2011

Los estudiantes revolucionarios marcharon por la transformación universitaria

Los estudiantes revolucionarios marcharon el jueves 17 de marzo en Caracas. La marcha que se llevó a cabo desde distintos puntos de la ciudad hasta la Asamblea Nacional, tenia el objetivo de apoyar la revolución e impulsar la transformación universitaria.  En la manifestación era evidente la radicalización de la juventud ante las movilizaciones y shows mediáticos que en las últimas semanas han venido realizando el movimiento estudiantil de la derecha. Estos estudiantes sostienen una “huelga de hambre” en la sede de Naciones Unidas, pidiendo aumento en los presupuestos universitarios. Sin embargo no sostienen la misma actitud con respecto a el cómo se gastan estos recursos a discreción de las autoridades universitarias.
Justo el 16 de marzo la rectora de la Universidad Central de Venezuela (UCV), ordenó suspender las clases por un supuesto "secuestro" de las autoridades universitarias por parte de trabajadores de la universidad que exigen recursos para trabajar. 


La verdad es que las autoridades universitarias no quieren rendir cuentas sobre el manejo de los recursos de la misma y se niegan a una transformación que permita la democratización de los centros de estudio y la participación de los trabajadores, obreros y estudiantes, quienes deberían poder elegir a las autoridades universitarias y controlar la administración de los recursos.Otra de las consignas de los estudiantes de oposición es la petición constante de debate pero cuando estos espacios se abren nunca se presentan.
Este fue el caso de un programa especial que seria transmitido en cadena de radio y televisión el día 15 a las 9:00 de la noche y en el cual sólo estuvo presente una delegación de los estudiantes revolucionarios. Desde hace ya varios años está abierto el debate sobre la Ley de Universidades y ellos jamás han aceptado debatir las diferencias.
En Enero el Camarada Presidente Chávez devolvió a la Asamblea Nacional la ya aprobada Ley. Esto causó la molestia entre el movimiento estudiantil Bolivariano y no solo eso. La derecha por su parte no ve los pasos atrás como oportunidades para dialogar, sino como señales de debilidad, acto seguido respondieron con mayor arrogancia y acentuaron las campañas desestabilizadoras entre las cuales se enmarca la movilización de los sectores mas atrasados del estudiantado, los sifrinos.
Al terminar la marcha de los estudiantes revolucionarios, se entregó un documento con nuestras propuestas al presidente de la República y a los diputados de la Asamblea Nacional. El debate está abierto, y entre los estudiantes revolucionarios hay claridad de que el modelo a seguir es la radicalización y el apoderamiento de los consejos de estudiantes.
Activistas de Lucha de Clases, miembros de la Juventud del PSUV, estuvimos presentes en la marcha, apoyando la justa lucha por quebrar el dominio derechista sobre el manejo de las universidades.
La gran mayoría de los jóvenes estudiantes revolucionarios son militantes del la Juventud del PSUV y es a estos espacios donde habrá que llevar el debate para lograr el avance de la Revolución. O el PSUV genera políticas para la juventud, y en especial para la juventud trabajadora, o el camino será más difícil. 


¡Viva la juventud revolucionaria!
¡Vivan la democracia y la participación de las bases!
¡Venceremos!

lunes, 21 de marzo de 2011

¡Manos fuera de Libia!

La agresión imperialista busca frenar la revolución en los países árabes 

¡Manos fuera de Libia!
¡Fuera el imperialismo del mundo Árabe!
En busca de frenar la maravillosa movilización revolucionaria de las masas árabes las potencias imperialistas han comenzado una intervención armada. Desde el sábado 19 Libia se encuentra bajo una agresión militar extranjera.
Por mandato del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas una coalición militar de Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos inició un bombardeo contra territorio Libio utilizando para ello aviones caza, barcos de guerra y submarinos que arrojaron 110 misiles de crucero Tomahawk.El imperialismo yanqui utilizando su posición de “policía internacional” ha hecho valer su peso en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para hacer aprobar los ataques. Los grupos económicos y el complejo industrial-militar estadounidenses juegan un papel claramente dominante en la política internacional. Esto se ve reflejado en la manera en que el imperialismo norteamericano utiliza este escudo diplomático que es la ONU, cuyas resoluciones son acatadas por Estados Unidos sólo si le sirven de pretexto para lanzar alguna invasión militar. Y cuando estas resoluciones son contrarias a los intereses económicos y políticos norteamericanos estas son vetadas o simplemente ignoradas. Queda en evidencia la farsa que representa este organismo que fue el que dio luz verde para iniciar una intervención militar contra Libia contando con  los votos positivos de Francia, Gran Bretaña, EEUU, Bosnia, Gabón, Nigeria, Sudáfrica, Portugal, Colombia y Líbano.Venezuela (junto con China, Rusia, Uruguay y Paraguay) se opuso correctamente a los ataques y al intervencionismo. Esta maniobra del imperialismo y sus socios Europeos es una clara e inadmisible intervención con el fin de sofocar el proceso revolucionario desatado en el mundo Árabe y como manera de garantizar sus intereses económicos en la región, apoderándose del petróleo tal como lo han hecho en Irak donde la situación actual es desastrosa para el pueblo iraquí que continua siendo masacrado e invadido.

 
Petróleo y algo más
 
Una vez más el Imperialismo asiste raudamente a aplastar los intentos de liberación de los pueblos. Mostrándonos toda su experiencia en violar masivamente los derechos humanos allí donde mete la cola en defensa de sus intereses económicos como el petróleo y geopolíticos, como frenar la expansión del movimiento revolucionario árabe. De eso tenemos experiencia de sobra aquí en Latinoamérica donde el Departamento de Estado de EEUU avaló y apoyó el establecimiento de salvajes dictaduras que desangraron nuestro continente.
El imperialismo no engaña a nadie. Por más que a Obama le regalen el premio Nobel de la paz y se llene la boca hablando de que la intervención en Libia es por razones humanitarias la experiencia nos ha enseñado de sobra que lo que el imperialismo busca es obtener toda una serie de argumentos legales y diplomáticos para conseguir sus objetivos militares y económicos aunque deba violar sistemáticamente los DD.HH., como lo ha hecho (y hace) en Irak, Afganistán, Guantánamo, etc.Después de décadas de apoyo a los dictadores de la región, los imperialismos yanqui y europeos temen perder su influencia y sus negocios en la zona y aplican la táctica de aparecer en defensa de la víctimas de la feroz represión de Gadafi, cuando hasta hace unos meses eran socios suyos en la explotación de esas masas hoy en rebeldía.
Hay algo que es claro: el imperialismo siempre conspira utilizando cualquier método a su alcance para obtener sus objetivos, de eso no está exento Libia donde efectivamente está operando, pero esta situación es solo un factor más dentro del proceso y no su impulsor. El motor de la acción imperialista es el intento de detener el proceso revolucionario abierto en Libia y en los demás países árabes y no las posibles contradicciones con Gadafi, aunque pudiera tenerlas.
Manipulación mediática 
 
Todas las declaraciones de los imperialistas, tanto norteamericanos como europeos, son reproducidas como verdades irrefutables por los medios hegemónicos, que intentan, utilizando la guerra psicológica, hacernos creer que los gobiernos imperialistas están actuando para favorecer las causa popular y “ayudar” a los rebeldes.
La gran manipulación mediática que busca confundir con respecto a las revolución en el mundo Árabe pone de manifiesto la urgente necesidad que tenemos de contar con una Corriente Internacional de la Comunicación que responda a los intereses de los trabajadores y los oprimidos del mundo entero y no a los intereses patronales como en la actualidad claramente lo hacen las grandes cadenas informativas.

 
Contagio revolucionario
 
El levantamiento en Libia es producto de la oleada Revolucionaria que atraviesa el norte de África y los países árabes donde la situación es de inestabilidad en casi toda la zona.
La historia nos ha demostrado en reiteradas ocasiones una de sus inexorables leyes. Las Revoluciones son contagiosas, Así como hemos podido ver en la Rusia de 1917 o en la Cuba de 1959, incluso la propia Revolución Bolivariana, que está aún inconclusa, ha sido motor de un fermento revolucionario por toda América Latina.
Los procesos revolucionarios una vez iniciados en un país o región determinada son rápidamente sucedidos por procesos de características similares que no respetan fronteras.
Protagonismo de las masas
 
Más allá de los sectores reformistas, procapitalistas y reaccionarios que intentan adueñarse del movimiento revolucionario en Libia, para luego entregar nuevamente el poder al imperialismo y sus corporaciones, hay que decir que las revoluciones las hacen las masas y han sido ellas y solo ellas las que han sostenido este movimiento contra las desigualdades y el desempleo causado por las políticas económicas en beneficio del capital extranjero, que Gadafi y su régimen aplicaban sobre el pueblo Libio. La crisis de Libia y del mundo Árabe es una expresión más de la crisis en la que se encuentra atascado el capitalismo mundial.
Han sido las masas oprimidas las que han impulsado y formado al calor de los acontecimientos los comités populares o vecinales como elementos de doble poder encargadas de coordinar el abastecimiento, el tráfico, la autodefensa, la organización de la atención médica y el armamento popular, etc.
Deben ser estos los organismos que deben oponerse firmemente a la intervención imperialista y ajustar cuentas con el tirano Gadafi, ya que cualquier salida que emerja de una intervención militar encabezada por los Estados Unidos sólo garantizará que sus intereses económicos sigan intactos repartiéndose el botín con sus socios europeo.
Tareas inmediatas
 
La salida favorable para las masas árabes pasa por avanzar en la recuperación de las fabulosas riquezas de la región, como la petrolera; por la unidad de los pueblos árabes, divididos artificialmente mediante el reparto imperialista; y por el establecimiento de una democracia basada en esos gérmenes que son los mencionados comités populares. Para que todo esto sea posible es necesaria la construcción de una organización política independiente de los trabajadores y la juventud árabe que unifique los reclamos democráticos y de profundas transformaciones sociales de las masas que ya llevan dos meses en las calles de todo el Magreb y Medio Oriente.
Es por eso que condenamos firmemente la agresión imperialista contra todo el pueblo árabe y su Revolución. Denunciamos a la ONU por su papel servil a los intereses del poder concentrado y repudiamos al régimen de Muamar el Gadafi. Los socialistas revolucionarios sólo confiamos en las fuerzas que emanan de los trabajadores, los pobres y la juventud para derribar al dictador y rechazar las garras del imperialismo.Cualquier otra salida que logren la burguesía y el imperialismo será provisional, las masas del mundo Árabe se han puesto en marcha y ya nada las puede detener.
Desde nuestros países, con historias plagadas de golpes de estado promovidos por el imperialismo e invasiones directas, debemos movilizarnos solidariamente con el movimiento revolucionario de las masas árabes en su lucha contra sus oligarquías, dictadores y empresas transnacionales, todos ellos sostenidos por el imperialismo.  La necesidad de unidad de los pueblos árabes en una federación socialista es idéntica a la necesidad de unidad latinoamericana contra nuestras oligarquías y contra el imperialismo.

¡Al imperialismo le decimos: Manos Fuera de Libia!
¡Abajo el Régimen de Muamar el Gadafi!
¡Por una Federación socialista del Norte de África y Medio Oriente!



 

viernes, 18 de marzo de 2011

LLAMAMIENTO A LOS PUEBLOS REVOLUCIONARIOS DE AMÉRICA LATINA:Sobre la revolución árabe, Libia y la V Internacional

Publicamos una nota realizada por el compañero Daniel Guerra , como aporte al debate acerca de las tareas y perspectivas de la Revolucion Bolivariana y la actual y ardiente coyuntura mundial.




LLAMAMIENTO A LOS PUEBLOS REVOLUCIONARIOS DE AMÉRICA LATINA:Sobre la revolución árabe, Libia y la V Internacional



por: Daniel Guerra


"La orientación de las masas está determinada, por una parte, por las condiciones objetivas del capitalismo en descomposición, y de otra, por la política de traición de las viejas organizaciones obreras. De estos dos factores el factor decisivo, es, por supuesto, el primero; las leyes de la historia son más poderosas que los aparatos burocráticos. Cualquiera que sea la diversidad de métodos de los social traidores (de la legislación “social” de Blum a las falsificaciones judiciales de Stalin), no lograrán quebrar la voluntad revolucionaria del proletariado" León Trotsky, el Programa de Transición


La V Internacional


El 20 de Noviembre de 2009, Más de 150 delegados de partidos de izquierdas de más de 45 países suscribieron el llamado” compromiso de Caracas".
En dicho compromiso, consta el acuerdo de la celebración del congreso fundacional de la V Internacional Socialista. A dicha propuesta, además del PSUV, rápidamente se adhirió el FMLN de El Salvador, seguido de otros grupos y corrientes de izquierda, también muchos grupos de la IV Internacional se mostraron dispuestos a contribuir en este proyecto. Se generaron debates y simpatías por doquier y en algunas organizaciones obreras de masas del mundo surgieron desde sus bases tendencias de presión para que las direcciones aceptasen adherirse a la V Internacional, como en el caso del PC francés. Dicho congreso fundacional debía de haberse celebrado el pasado 23 de Abril de 2010. La fecha fue pospuesta sine die, y nunca más se supo.




Luchas en Europa contra el desmantelamiento del estado del bienestar




Desde entonces, en plena crisis capitalista, ha quedado más patente que nunca el fracaso de las políticas reformistas en Europa, donde reforma en realidad significa contrarreforma. La necesidad de la unidad de la clase obrera por encima de fronteras nacionales es un hecho cada vez más incuestionable. La imagen de pancartas en Grecia, junto a la Acrópolis y el Partenón, con la consigna de ¡PUEBLOS DE EUROPA, ALZAOS! despertó conciencias en todos los rincones del mundo. Después de Grecia, los trabajadores de España, Francia, Italia, Portugal, Rumanía, Hungría, República Checa, Gran Bretaña, Países Bálticos,… se alzaron en luchas contra las consecuencias de la crisis de este sistema y comenzaron a comprender que nos enfrentamos a algo que abarca mucho más allá que nuestros respectivos gobiernos, es decir, el FMI, la UE y el propio sistema capitalista.
Los sindicatos GCEE de Grecia y el CGIL italiano rompieron el hielo promoviendo en el Confederación Europea de Sindicatos una acción común para hacer frente a las medidas antiobreras, que se concretaron en una jornada de lucha europea en la que se sintieron de forma efectiva las voces que desde hace tiempo claman a favor de una HUELGA GENERAL EUROPEA. El 29 de septiembre de 2010 fue una jornada de luchas a nivel europeo, con huelga general en el estado español y paros parciales y manifestaciones en el resto de Europa. Una lucha europea que se mundializó cuando el Sindicato Mexicano de Electricistas hizo suya la reivindicación del 29 S y la llevó adelante. Manifestaciones como las de México DF se produjeron también en Panamá, Buenos Aires, Santiago de Chile, Perú, Canadá.... la idea del internacionalismo, comenzando por México y el SME, traspasó las fronteras continentales. Este proceso continúa abierto, los ataques continúan, y esta vez, con la experiencia de las revoluciones de los países árabes, volverán a alzarse. Grecia ha comenzado a dar los primeros pasos.
¿Qué habría ocurrido en Europa de haberse llevado a cabo el congreso fundacional de una Internacional que agrupase a organizaciones de masas, corrientes, tendencias y movimientos sociales? Una Internacional auténtica, con presencia en cientos de países. Una organización mundial en la que poder defender el programa del socialismo revolucionario y desde la que lanzar un llamamiento a los trabajadores de todos los países en lucha para que formasen comités de huelga con enlaces internacionales entre sindicatos, comités de empresa, barrios, asociaciones...de toda Europa con el fin de organizar la lucha a nivel continental y fomentar, con una V Internacional en marcha, la solidaridad recíproca de las luchas europeas con las revoluciones de América Latina, situar en el orden del día el debate sobre el derrocamiento del capitalismo, causante de esta crisis, y trabajar conjuntamente para que esta acción común se concretase en la primera huelga general anticapitalista en Europa, o más allá.

martes, 8 de marzo de 2011

Venezuela y Libia: no es un 11 de abril sino un 27 de febrero

Escrito por Jorge Martín   

En América Latina ha habido mucha discusión sobre los acontecimientos en Libia. Este artículo explica la postura de la Corriente Marxista Internacional, que es de apoyo al levantamiento del pueblo libio y de oposición a cualquier intervención del imperialismo. También examinamos críticamente las posturas adoptadas por Hugo Chávez y Fidel Castro.



Los gobiernos de Venezuela y Cuba, correctamente, se han opuesto en las instituciones internacionales a cualquier intervención imperialista en Libia. Además, han criticado la hipocresía de aquellos países imperialistas que ahora arman un escándalo acerca de las violaciones de los derechos humanos en Libia, mientras que ellos han participado en las guerras imperialistas asesinas en Iraq y Afganistán y han apoyado, y siguen apoyando, la represión brutal del pueblo palestino por parte del estado de Israel.

El embajador de Venezuela en la ONU, Jorge Valero, lo explicó así:


“¿Quién paga por más de un millón de muertos en Iraq? ¿Quién paga por la masacre permanente contra el pueblo palestino? ¿Por qué no se lleva ante la Corte Penal Internacional a los autores convictos y confesos de estos crimines de guerra, de genocidio, de lesa humanidad? ¿Qué hace el Consejo de Seguridad ante estas horrendas masacres que se comenten impunemente?”


Correctamente, el representante venezolano denunció los auténticos motivos de la intervención imperialista en la región:


“Quienes promueven la utilización de la fuerza militar en contra de Libia no buscan defender los derechos humanos, sino establecer un protectorado para violarlos, como siempre, en una de las más importantes fuentes de petróleo y energía en la región del Medio Oriente.”


El pueblo de Iraq es testigo de ello. Washington inventó una excusa (las supuestas “armas de destrucción masivas”) para atacar a Iraq, con el objetivo de reafirmar su poder y tomar control directo de sus recursos petroleros estratégicos. El objetivo de la invasión no fue el de “establecer la democracia”, y ciertamente hay muy poca democracia hoy en Iraq bajo el gobierno de Maliki. Cuando el mes pasado miles de iraquíes salieron a las calles para exigir electricidad, agua potable, trabajo y pan, se encontraron con la represión brutal de las fuerzas del ejército, con el resultado de varios muertos, detenciones arbitrarias y secuestros de activistas. Y sin embargo, nadie parece haber pedido que se lleve al gobierno de Iraq a los tribunales internacionales.
En realidad, las Naciones Unidas son una farsa. Es un organismo que simplemente refleja el papel dominante del imperialismo estadounidense. Cuando los EEUU consiguen aprobar resoluciones para justificar sus acciones, entonces no les importa usar a la ONU como hoja de parra. Cuando, por cualquier motivo, no consiguen que sus objetivos sean apoyados por la ONU, entonces la ignoran y aplican sus planes de todas maneras. Finalmente, cuando la ONU aprueba resoluciones que condenan al imperialismo de EEUU (por ejemplo contra el bloqueo de Cuba o condenando la opresión de los palestinos por parte de Israel), simplemente las ignoran y las resoluciones nunca se llevan a la práctica. En el caso reciente de la resolución sobre los asentamientos israelíes en Territorio Palestino, los EEUU usaron su derecho de veto para bloquearla. Ese es el interés que tienen en la justicia y los derechos humanos.
En los últimos días se ha hecho mucho ruido y se han tomado algunas acciones concretas por parte de los países imperialistas en relación a Libia. Los EEUU han trasladado dos barcos de guerra anfibios, el USS Ponce y el USS Kearsarge, que transportan helicópteros y jets de combate, al Mediterráneo. Bajo la excusa de la “intervención humanitaria”, las potencias imperialistas (incluyendo entre otras a los EEUU, el Reino Unido, Francia e Italia), están discutiendo qué pasos pueden dar para asegurar la defensa de sus intereses. Los países europeos están preocupados por la posible llegada masiva de refugiados a sus costas. Por otra parte está la cuestión del control sobre el petróleo y el gas, y sobretodo el impacto de la oleada revolucionaria del mundo árabe sobre los precios del petróleo y el impacto que esto podría tener sobre la economía capitalista en su conjunto.

sábado, 5 de marzo de 2011

Sobre "La Hojilla", programa televisivo venezolano

Rasgando el velo mediático

Fernando Buen Abad Domínguez

“La Hojilla” [1] es una serie televisiva emblemática, al mismo tiempo necesaria y contradictoria, que expresa patente y latente, las urgencias nuestras en el escenario de la Guerra Mediática latinoamericana, especialmente en la no poco compleja lucha venezolana por la emancipación comunicacional. “La Hojilla” es hija del ensayo y del error, obra del empirismo involuntario y de cierta improvisación en la que se combinan, entre otros ingredientes, la investigación periodística, el ensayo editorial, la pedagogía revolucionaria, la formación política y el pleito de callejón. Un poco de todo para gustos y necesidades muy diversos… y no pocas críticas. De propios y extraños.
“La Hojilla” es una serie televisiva dificilísima de realizar, y de sostener, especialmente cuando se trata de poner nombres y apellidos a los protagonistas del golpismo, la corrupción y las conspiraciones variopintas contra la Revolución venezolana, y cuando se trata de soportar amenazas a la vida, acosos y peligros, producto de decir y probar verdades en la televisión. Mario Silva, productor y conductor de la serie, paga un costo altísimo por la osadía revolucionaria de asumir un rol televisivo, inédito frecuentemente, ansiado por muchos históricamente. Es la voz y es la audacia valiente que pocos, como Mario Silva, son capaces de esgrimir en las condiciones que le han tocado. Algunos lo critican fraternalmente, otros soterradamente… algunos lo detestan, lo acusan de brabucón y lo descalifican. A diestras y siniestras. Era de esperarse.
Hay países en los que es inimaginable un programa como “La Hojilla”, inimaginable la cantidad e inimaginable la calidad de casos y aportes que ha expuesto, en sus años de existencia, para el desmontaje de canalladas y para entender los entresijos de la antidemocracia. La historia de “La Hojilla” contiene episodios extraordinarios en la batalla de las ideas. A veces repetitivo, a veces sorprendente, pero siempre ejemplar en la contundencia de sus denuncias. Sus expedientes son un arsenal poderoso, y pasmoso, de testimonios y documentos demoledores cuya utilidad no se agotará ni terminándose la serie. Quizá acostumbrados a mirar cada noche “La Hojilla” muchos, en Venezuela, hayan perdido capacidad de asombro ante la inteligencia y la ejemplaridad de un programa televisivo tan claro, y tan esclarecedor, de no pocos episodios turbios y negros contra la Venezuela que camina hacia el socialismo. Eso se agradece y se respeta.
Un programa que combate las monstruosidades del capitalismo, como “La Hojilla” enfrenta riesgos y debe intentar creativamente muchas estrategias con el formato que se ha dado y con la premura de las ofensivas que aparecen a diario. Eso tiene, por razones propias y ajenas, deficiencias diversas y logros remarcables. Una de esas deficiencias es que, acaso, depende demasiado del accionar opositor para lucir sus armas de defensa y construcción. Algunos piensan que nada sería “La Hojilla” sin los opositores golpistas. No obstante, en la asimetría de la Guerra Mediática, contamos con una sola “Hojilla” y con unos cuantos programas y medios, insuficientes todos hasta el momento, contra un ejército de especialistas en Guerra Psicológica y golpes de estado, contratados por la oligarquía. Y no hay muchos “Mario Silva” dispuestos a ponerse los zapatos necesarios, porque no los tienen. Que a algunos no les guste, aun teniendo razones con peso, no invalida la utilidad y aportes que “La Hojilla” ha prestado en la guerra mediática y en las etapas que ha de cubrir hasta que consolidemos una comunicación nueva que supere lo que hoy tenemos. No obstante bien le vendría “La Hojilla” algún ejercicio de renovaciones estratégicas sin que, por eso, pierda su carácter combativo.
A muchos que estudiamos “La Hojilla”, desde fuera de Venezuela, nos resulta extraordinario cómo se mantiene el vigor, la profundidad y la puntualidad en la lucha diaria contra los aparatos mediáticos burgueses y sus personeros serviles. Sorprende enormemente la capacidad de entrar a una lucha contra la oligarquía, aun teniendo debilidades grandes, pero con un arrojo y valentía singular y envidiable. “La Hojilla”, que no llena todas las necesidades comunicacionales de la Revolución, contribuye sí con una parte pionera y dificilísima de la que tenemos la obligación de aprender, respetuosamente, en muchos países que no han llegado ni al uno por ciento de sus logros. Vemos todos los días el descaro obsceno de las mentiras burguesas y nada, o muy poco, podemos decir en países silenciados por el secuestro burgués de los mass media, pero “La Hojilla” dice con nombre y apellido, sin tapujos y con claridad política revolucionaria, cosas que se parecen mucho a lo que quisiéramos que fuese dicho y no podemos decir por censura, porque no tenemos los medios o porque tenemos mucho miedo.
Todas las noches Venezuela cuenta con un espacio de fortalecimiento para las ideas y para moral de combate. Contrario a lo que ocurre en la televisión burguesa nocturna, que derrama sangre, amedrentamiento, desmoralización y mentiras a raudales, en la televisión Venezolana brilla con fulgor propio un modelo comunicacional naciente que está por desarrollar sus mejores potencias. Se trata de un espacio que la Revolución ha hecho realidad ante los ojos de unos y otros, se trata de una experiencia de emancipación que, con sus faltantes incluso, nos hace mucho bien. ¿Lo vemos?


http://www.vtv.gov.ve/actualidad/la-hojilla



Copyright Text

Esta información no nos pertenece, pertenece a quienes quieran tomarla para lanzarla a la línea de fuego.